Seguridad para niños en el hogar

El hogar puede ser un lugar peligroso para los más pequeños de la casa si no se toman las precauciones necesarias. La mayoría de accidentes que suceden en el ámbito doméstico podrían evitarse si se tomaran las medidas preventivas adecuadas.

La asfixia es la causa principal de muerte en bebés, tal accidente sucede porque el bebé cubre de forma accidental su boca o nariz. Dicho esto es importante mantener la cuna despejada y la manta sólo debe llegarle hasta la mitad del pecho. Si hace frío es mejor vestir al bebé con pijamas abrigados en lugar de cubrirle con edredones o mantas.

Explicar a los niños los peligros de la electricidad tan pronto como sea posible, mientras tanto cubrir los enchufes con cubiertas de plástico será la opción más prudente.

Mantener la casa libre de pequeños objetos como monedas, joyas o pelotas pequeñas. Cualquier objeto de tamaño reducido puede provocar asfixia en el infante. Los niños son curiosos por naturaleza, no descuides ningún bolso o neceser a su alcance.

Los productos químicos deben mantenerse en un armario cerrado con llave y fuera del alcance de los niños para evitar posibles envenenamientos.

La mayoría de quemaduras en los niños se produce con líquidos calientes, por eso no es conveniente que el niño esté en la cocina. Y siempre mientras cocinemos debemos dirigir los mangos de las sartenes o cazos hacia la pared.

Proteger la chimenea, y colocar las estufas o braseros dónde no puedan llegar a tocarlos.PROTECTOR DEDOS-PUERTAS

Si vivimos en un dúplex es recomendable colocar barreras que bloqueen el paso del niño hacia las escaleras. Asegurar las ventanas y mantener las puertas cerradas con cierres especiales que eviten que el niño pueda abrirlas. La terraza y el balcón deben tener barandillas de protección, estas deben ser altas. No es recomendable emplear barandillas con barrotes separados.

A pesar de las precauciones que puedas tomar, hay que aceptar que los niños sufrirán accidentes y nosotros como padres vamos a entrar en pánico al ver llorar a nuestro pequeño. Pero debemos aprender a no sobreprotegerles y dejar que exploren. Podemos poner límites y normas pero también debemos enseñarle a hacer un uso adecuado de los objetos de la casa.

Ante una situación de emergencia no debemos perder la calma y lo más importante tener siempre un botiquín de primeros auxilios a mano junto al teléfono del pediatra del niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *